Marketing Digital

Internet como modelo de negocio de éxito

Internet es considerado el eje fundamental del día a día en los aspectos económico, social y tecnológico debido a su implementación en la vida cotidiana, lo que la convierte en un nuevo terreno de juego para el mundo empresarial. Netflix, Uber o Hawkers son sólo unos pocos ejemplos.

  • La cantidad de información que se genera y acumula en la red ha alterado el proceso de compra de cualquier tipo de producto. Su búsqueda y comparación de precios ha dado paso a su compra online.
  • Según datos del informe del Consejo Económico y Social (CES), en el año 2017 el 70% de los internautas españoles realizaron compras online, suponiendo casi un tercio de la población total de España.
  • Las ventajas de inversión y escalabilidad de un negocio online frente a un modelo tradicional suponen una diferencia considerable.

Hemos escuchado cantidad de veces que los jóvenes de hoy somos la generación mejor preparada, lo que aún no hemos podido escuchar es para qué. Coleccionamos títulos, formación y conocimientos como ninguna otra generación que nos haya precedido, pero carecemos de algo vital para poder crecer en la faceta profesional de nuestra vida, oportunidades.

Son muchas las ocasiones en las que para poder salir hacia adelante en el mundo profesional tenemos que echar mano de proyectos propios. Por desgracia, el carácter emprendedor no está tan desarrollado en España como lo está en otro países, dónde trabajar en proyectos propios es prácticamente una filosofía de vida. Dándole una vuelta de tuerca a este tema, he querido reflexionar sobre las 4 principales diferencias que supone crear un modelo de negocio en internet frente a un modelo de negocio tradicional. Vamos a ello:

1. Inversión inicial súper reducida

El gran avance tecnológico ha supuesto una reducción de la inversión necesaria para la creación de un sitio web. En la actualidad existen Sistemas de Gestión de Contenidos como WordPress o Magento que facilitan esta tarea.

Este es quizás el aspecto más importante a la hora de emprender y la primera barrera que tenemos que sortear para conseguir alcanzar nuestros objetivos. A diferencia de los modelos de negocio tradicionales, un modelo de negocio online necesita un presupuesto bastante más modesto gracias a la evolución de la tecnología. Hace unos cuantos años el proceso de creación de una página web era más complejo (y por tanto más caro) ya que se hacían a medida, pero en la actualidad uno mismo puede montar su propia tienda online dedicando un poco de tiempo a aprender cómo funciona cualquier CMS o Sistema de Gestión de Contenidos.

Además la incompatibilidad con la informática no es problema si nuestra idea es crear una tienda online, pues existen softwares de creación de eCommerce por un precio reducido y gran funcionalidad.

2. Mayor alcance de consumidores potenciales

Una de las principales características de internet es su apertura a la globalización como consecuencia de la libre información, lo que se traduce en un mercado potencial mayor, independientemente de dónde esté ubicado el negocio geográficamente.

Otro de los puntos positivos de crear un modelo de negocio online frente a un negocio tradicional es que se incrementa el número de consumidores potenciales. Imagina que creamos una tienda física en Valencia para vender zapatillas deportivas; nuestro público objetivo únicamente estará concentrado en la ciudad de Valencia, o a lo sumo en la provincia de Valencia. En cambio, si creamos una tienda online para la venta de zapatillas deportivas podremos encontrar consumidores en Valencia, Madrid, Barcelona y todas las ciudades a las que decidamos ampliar nuestra red de distribución, incluyendo por qué no, otros países del mundo.

3. Capacidad de segmentación altísima

Como resultado de un alcance mayor, la segmentación y elección de un público objetivo puede ser mucho más detallada, aportando más valor y diferenciación al modelo de negocio.

Este punto está estrechamente ligado con el anterior. Como hemos dicho, una tienda online nos brinda la oportunidad de llegar a más consumidores y esto se puede traducir en un filtro mucho más fino para poder segmentar. Siguiendo con el ejemplo de las zapatillas de deporte, con la tienda física en la ciudad de Valencia podremos dirigirnos a un total de 2’5 millones de habitantes que tiene la provincia  de Valencia, por lo que decidir vender zapatillas de deporte para niños supone reducir de forma drástica el número de consumidores potenciales. Por el contrario, como la tienda online nos permite ofrecer nuestras zapatillas a una cantidad de consumidores potenciales mucho más elevada podemos decidir si queremos vender toda clase de zapatillas, o sólo zapatillas de mujer, o sólo de hombre, o incluso únicamente para mujeres que utilizan tallas grandes, debido a que nuestro mercado meta será mayor.

4. Posibilidad de competir frente a grandes empresas

Internet es un ring en el que se permite a los negocios más pequeños entablar batalla con negocios que tradicionalmente eran inalcanzables. Un ejemplo sería Amazon, que se enfrentó y venció a un gigante de la distribución como El Corte Inglés.

Por último, el hecho de que busquemos referencias o información de cualquier tipo de producto en internet ha convertido a los motores de búsqueda en el primer paso del proceso de compra. Toda la información que necesitamos está a un clic de distancia, lo que nos permite comprobar que el producto que buscamos es lo que esperamos en cuanto a calidad, diseño y precio, y si alguno de estos aspectos no nos convence sólo tenemos que seguir buscando. Es aquí donde entra en juego el marketing digital, pues con un adecuado posicionamiento de nuestra tienda online en los motores de búsqueda o bien utilizando el apartado de Google Ads podemos llegar a competir de forma directa con grandes empresas. Eso sí, siempre de producto a producto.

Es evidente que las diferencias entre un modelo de negocio tradicional y un modelo de negocio online son importantes, aunque cabe destacar que elegir uno u otro no es la clave del éxito, sino la idea de negocio en sí.

Y hasta aquí mis claves, es muy posible que se te ocurra alguna razón más para lanzarte al mundo digital o quizás para seguir defendiendo un modelo de negocio tradicional. Si es así, déjame un comentario, ¡estoy seguro que puede ser interesante!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *