#EstrategiaDigital

1. Planta las bases

Analiza a fondo el mercado, el entorno y tu propia empresa. 

Saber quién eres, cuál es tu lugar y a quién te diriges es sin duda el paso más importante para crear una base sólida sobre la que construir el futuro digital de tu negocio.

Empieza por definir tu mercado meta. Desmenúzalo y trabájalo de forma intensa fijando objetivos a corto, medio y largo plazo teniendo siempre en mente aquello que más preocupa a tu segmento de mercado.

De no hacerlo, estarás desarrollando todo tu proyecto sobre arenas movedizas.

2. El customer journey

Crea una estrategia digital basada en contenido relevante y transmite tus mensajes por todos aquellos canales susceptibles de acercarte a tu público objetivo.

Se cuidadoso con cada acción que lleves a cabo, teniendo muy en cuenta qué tipo de información necesita tu audiencia para seguir adelante con el proceso de conocimiento de tu marca.

Recuerda que el objetivo no es sólo materializar una compra, sino generar un recuerdo positivo, solucionar un problema y, sobre todo, aportar valor a quien está al otro lado de la pantalla.

3. Evalúa resultados

Una de las más grandes ventajas del marketing digital con respecto al tradicional es la capacidad de registrar absolutamente toda la información acerca del rendimiento de las acciones individuales, campañas y estrategias.

Estudia las métricas más importantes de tus acciones digitales y toma decisiones vitales a partir de los datos reales del rendimiento de tu negocio. ¿Debes cambiar de contenido? ¿Quizás tu estilo no atrae? ¿Te has equivocado de audiencia?

Ajusta las medidas necesarias que consigan conducirte al éxito.