Estrategia Digital

4 factores clave para una segmentación digital de éxito

El concepto clásico de ‘segmentación’ ha quedado ya como una mera base estratégica ante la irrupción de los diversos canales digitales. Pero cuidado, esto no quiere decir que el concepto clásico haya quedado desactualizado, sino que debe ser complementado con una nueva (y más profunda) segmentación digital.

Si analizamos la vertiente tradicional del concepto, la segmentación se basa en cuatro criterios principales (geográficos, demográficos, psicográficos y conductuales) con los que se consigue una propuesta de valor generalista, adaptada a un nicho concreto del mercado.

Pero hoy en día eso no es suficiente. En pleno cambio de mentalidad, y tras una pandemia global que ha forzado a las empresas hacia la transformación digital, dirigirse únicamente a un nicho de mercado es insuficiente. Es necesario dirigirse al mercado meta de forma individualizada.

La nueva segmentación digital

En la actualidad contamos una gran variedad de factores que nos permiten segmentar con mucha mayor precisión. Incluso hasta considerar a nuestro nuevo público como una persona real, con hábitos e inquietudes reales.

Sin duda, la faceta digital del público objetivo se ha convertido en el mejor aliado de las marcas para crear una mayor afinidad entre ambos.

Ser conocedores de qué contenido consume, en qué redes sociales pasa el rato o si busca nuestro tipo de producto/servicio vía app o web, por ejemplo, va a suponer una línea directa de acercamiento hacia nuestro cliente potencial.

4 factores clave para la segmentación digital

Por lo tanto, para llevar a cabo una generación de leads de éxito en el plano digital, podemos tomar como referencia los siguientes factores de segmentación:

1. Clasificación generacional

Estoy seguro de que los conceptos ‘Millennial’ o ‘Generación Z’ te son ya de sobra conocidos. Pero la verdad es que la segmentación por generaciones puede ser de gran ayuda a la hora de entender cómo es, cómo ha crecido y en qué circunstancias lo ha hecho nuestro lead.

De hecho, el estudio para identificar y establecer límites a las generaciones aporta información a sociólogos y antropólogos sobre cómo un colectivo interactúa con sucesos económicos, sociales y/o tecnológicos que han marcado su entorno.

El estudio de la taxonomía de las generaciones ayuda a entender cómo un colectivo afronta la vida como consecuencia de los hitos más relevantes de su época. Fuente: La Vanguardia

2. Dispositivo favorito

Es importante saber en qué tipo de dispositivo consume contenido nuestro lead. De esta forma podremos adaptar el mensaje, tanto copy como creatividad.

Además, también puede decantar la estrategia hacia medios con mayor tasa de apertura/respuesta en escritorio como el email, o hacia WhatsApp en caso de versión móvil.

3. Canales de tráfico

Redes sociales, revistas digitales, foros, marketplaces… Saber dónde encontrar al lead potencial es clave para asegurar el éxito de cualquier estrategia. En el caso de la estrategia digital, es importante analizar cuáles son los posibles puntos de contacto de nuestra marca con su futuro posible consumidor.

Encontrar los puntos de contacto con nuestra audiencia va a permitir generar tráfico cualificado a hacia la web. 

4. Behavioral targeting

El ‘behavioral targeting’ hace referencia a cómo los usuarios interactúan en tu página web. Qué contenido ha conseguido una mayor atracción, cuánto tiempo han dedicado a cada página, cuál ha sido el ‘journey’ del usuario dentro de la web… Todas estas cuestiones pueden ayudarnos a optimizar nuestra web para la consecución de leads de calidad.

En definitiva, uno de los principales aspectos de la tecnología es que nos permite analizar y medir para perfilar una segmentación digital perfecta.

Si tienes interés en seguir mejorando tu segmentación digital, no puedes perderte este post sobre cómo hacer un buyer-persona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *